Me gusta como me coges

BLog de los mensajes que intercambio con mi chocolatito lujurioso que me vuelve loca. Si quieres probar lo que a él tanto le gusta deja un mensaje en los comentarios.


lunes, marzo 21, 2005

FW: Re: Saludos de superman

Date: Thu, 19 Feb 2004 09:21:05 -0500

Quiero llamarte por teléfono, estoy seguro de que también tú lo deseas, pues
para eso me enviaste el número de tu celular ¿Verdad? Dime que si, dime lo
que me gusta oírte decir...

Empiezo a acariciar mi chocolatito
con mis manos por encima de tu pantalon,
despues poco a poco con mis dientes te bajo el cierre
y con mi boca voy buscando algo que me gusta mucho
y una vez que lo encuentre
lo voy a disfrutar como nunca
y de todas las forma que te puedas imaginar,
y mientras tu gritas
cada instante mas fuerte
por que lo estas disfrutando tanto a mas que yo
y eso hace que me exite
y hace posible que llegue hasta el 13,
y tu comienzas a acariciarme por todas partes,
despues me besas hasta cansarte
y mientras tanto yo me monto de frente a ti
y bajas poco a poquito
hasta llegar a mis tetitas
y me las muerdes,
despues las besas
y aprietas con tus manos al mismo tiempo
yo enpiezo a moverme
para que disfrutes mas y mas
y poco a poquito me penetras
y para que sienta rico,
hasta que me venga como quinientas veces,
despues tu terminas dejando tu semen dentro de mi

TODAS ESTAS MADRUGADAS ME DESPIERTO PENSANDO EN TI Y ADIVINA QUE

Me muero de ganas de volverte a coger...


martes, febrero 22, 2005

Escríbeme. Sin reprimirte.

Platícame las noches que te levantas, de lo que piensas y de lo que haces.
Me excita saber que te masturbas pensando en ti.
ME MUERO DE GANAS DE VOLVERTE A COGER


martes, enero 04, 2005

Tus piernas abiertas para mi

Te estoy oyendo por telefono, mientras dices que te estas excitando y que quieres sentir mis manos acariciar tu cuerpo, sobre la playera que traes puesta sin brasier, dejando ver tus pezones en el espejo. Me platicas que se subió tu playera, dejando ver tus piernas abiertas para mi, te acaricias suavemente como si fuera mi mano buscando llegar al punto en el que quiero estar. Te quiero cargar como la primera vez, abrazándote y alzándote desde las piernas dejando tu vagina en mi verga dura. Meto mis manos en tu calzón, acariciando tus nalgas y te lo bajo poco a poco acariciando tus piernas. Te beso tu dona mientras acaricio tus nalgas, subo mis manos despacio hasta tus tetitas y apachurro tus pezones y subo para morderlos hasta dejarte marcada. Tu voz excitada me calienta cada vez mas mientras me dices "dejame marcas en mis pechos" y me ruegas "penetrame" y agarrar mi verga diciendo "me gusta tu verga morena y grande, te la voy a chupar" y al sentir tu boca me siento venir. Me dices que siempre piensas en mi cuando te masturbas, cuando estas sola y te imaginas que me quitas mi traje y mi corbata y me besas en el pecho y bajas poco a poquito hasta mi verga dura, hasta ponerme loco de pasion por ti. Te beso en la boca como la primera vez, cuando me abalance sobre ti y te espantaste al sentir mi verga dura por primera vez. Me ruegas "Cogeme, como sabes cogerme, muy rico que me coges" y te penetro intenso y rapido mientras te mueves con pasion encima de mi. Y oigo tu voz llena de placer cuando te vienes.


viernes, febrero 27, 2004

Me hubiera gustado que lo siguiente realmente hubiera pasado hace muchos años... (SEGUNDA PARTE)

Volteas a verme pero ahora con una mirada decidida y ardiente. Noto como tu pecho sube y baja al ritmo de tu respiración entrecortada.

- ¿Entonces te has emocionado y se paró ... tu reloj?

- Si... creo que necesito hacerle algo sino se va a descomponer Me miras sonriendo y dices mientras te pones de pie

- ¿Necesitas que te ayude a componerlo?

- Yo creo que sí, tu lo pusiste así - yo sigo sentado en la silla admirándote de pie frente a mi Y entonces te sientas sobre mi con las piernas a cada lado de la silla, me abrazas y dices

- ¿Y así se está componiendo?

- Siii - digo con mucho esfuerzo porque la emoción no me deja hablar Me besas con pasión mientras me abrazas y tu cadera empieza lentamente a moverse provocando que mi pantalón parezca que se va a romper.

- ¿Así está mejor? - Me susurras al oído, sin dejar de abrazarme y moviéndote cada vez más rápido

- Mm-mmh - asiento mientras te beso el cuello


Y nos seguimos besando con pasión.

- Me gustas Julieta, me gustas mucho

- ¿Y porqué no me lo habías dicho?

- Porque te tenía miedo por ser mayor, pero siempre he querido que me enseñes Y desabrochas tu blusa para mostrarme tu brassiere y pones tu pecho en mi boca.

- ¿Así quieres que te enseñe?

- Si Julieta, así Te beso con desesperación sin quitarte tu brassiere y gimes suavemente

- Así bésalas, chúpalas, házle lo que quieras Siento tus manos jugar en mi pelo, apretándome contra tu pecho y luego te separas

- Vamos a ver si sigue parado... tu reloj Te arrodillas frente a mi, desabrochas mi cinturón y bajas mi cierre y sacas mi miembro duro y tembloroso.

- Pues parece que necesita que alguien lo bese


Y tu boca hace lo que ninguna mujer me había hecho y grito de emoción mientras pasas tu lengua por la punta y al mismo tiempo me ves intensamente. Y después lo chupas por completo un par de veces y al ver mi cara de emoción lo dejas y acercas tu boca a mi oído y dices:

- ¿Crees que así se componga? - con voz suave y apoyado tus senos en mi pecho.

- Siiiiii - Apenas puedo contestarte.

- Y todavía falta lo mejor ... - dices cerrando un ojo y me besas nuevamente, con más pasión.


Al mismo tiempo que nos besamos me vas quitando la camisa y me besas en el cuello y el pecho. Yo te acabo de quitar la blusa y tu brassiere y abro mis ojos lo más que puedo al ver por primera vez tus tetitas. Te das cuenta, las tomas entre tus manos y las acaricias mientras dices:

- ¿Querías tocarlas, verdad?

- Mucho

- Siempre me las miras, ahora puedes acariciarlas - Pones mis dedos en tus pezones y haces que se muevan despacio - ... y besarlas - y acercas nuevamente tu pecho, ahora desnudo a mi boca. Te las beso y las chupo con mucho cariño.

- Asi, sigue - me dices - Hay que apurarnos, desabrocha mi pantalón.


Te vuelves a poner de pie y yo sentado, temblando, apenas logro desabrochar tu pantalón. Lo empiezo a bajar con mis manos que acarician tus suaves y ardientes muslos, levantas una pierna para sacarla del pantalón y la pones en mi silla, aprovecho para besártela y chupetearla. La bajas y ahora levantas la otra y se repite la misma acción, te quito el pantalón mientras te beso enmedio cerca de tu calzón.

- Falta que quites algo - dices cuando te das cuenta que no dejo de besar tu pierna y que mis besos se acercan cada vez más a tu prenda verde, la única que aún tienes. Te la quito con ambas manos que te acarician durante todo el trayecto al piso.

- Ahora si papacito, te voy a saborear.


Te pones de frente a mi que sigo sentado. Pones tus piernas a cada lado de mi. Tomas mi verga con una mano y empiezas a masturbarte con ella, pasando la punta por tu rajita húmeda, de arriba a abajo, oprimiendo suavemente tu clítoris.

- ¡¡Que rico!! - Dices, yo me siento desesperado porque te quiero penetrar, con mi mano izquierda apachurro tu seno derecho, al mismo tiempo beso tu seno izquierdo y con mi mano derecha te acaricio la espalda.

- ¡¡Ahhh!! - Gimes mientras te sigues acariciando con la punta de mi miembro.


Y de repente te dejas caer sobre ella. Enterrándotela por completo. Siento que me desmayo de placer, cuando me envuelves con tu calor y humedad. Cuando por fin te tengo sólo para mi. Cuando tu cuerpo llena todos mis sentidos y no sólo mis sueños, como hasta ahora. Que suave se siente el calor de tu vagina, que placentero tu calor en todo mi cuerpo.

- ¡¡Aaaayyyyy!! - dices entre gemidos - ¡Qué sabrosa verga tienes! - y empiezas a cabalgarme con desesperación. Rápido e intenso. Recorriendo toda mi verga al subir y dejándote caer con fuerza, con todo tu peso, para que te penetre por completo.

Nos besamos. Te beso la oreja. Me besas el cuelllo. Nuestros pechos se frotan entre sí mientras cabalgas cada vez más rápido.

- ¡Me vengo! - Gritas - !Agggh! Siento como tu vagina ardiendo se contrae, apretando mi miembro feliz. Echas tu cabeza hacia atrás cuando tienes tu orgasmo, yo no dejo de besar tu cuerpo que se arquea de placer y de empujar mi miembro hacia arriba para penetrar tu vagina que se está viniendo.

- !Ahh! - suspiras - mientras sigues cabalgando, aunque más despacio.


Entonces te paras, dejando al descubierto mi verga, ahora húmeda de tu orgasmo. Abro los ojos para ver que pasa.

- Sígueme - dices mientras corres desnuda hacia mi recámara.

Me quito los pantalones por completo y te sigo también desnudo. Cuando entro te veo acostada, boca arriba, con una mano frotando tu pecho y con la otra masturbando tu clítoris, con las piernas abiertas, esperándome.

- Cójeme en tu cama. Después de un breve instante que me tomo para contemplarte como sólo en mis sueños te había visto, tomo mi verga con la mano, la llevo a tu vagina y con fuerza te la meto dejándome caer sobre tu cuerpo para besarte en la boca. Entro y salgo. Nuestros jadeos deben oírse hasta tu casa. Acaricio tus muslos, tus pechos. Beso tu oído, tu cuello, tus tetitas.

- ¡Ahh! - Gimes y estiras las manos, mientras sientes que te vienes de nuevo.

- Julieta, te deseaba tanto - Acelero mis embestidas.

- Al fin soy tuya, sólo tuya - Con tu mano empujas mi cadera para que acelere la velocidad a que te cojo.

- ¡Qué sabrosas tetas tienes! - Apenas puedo decirte, porque tengo la boca llena de tu pecho.

- ¡Así papacito! ¡Me gusta como me cojes! - y estiras tus manos hacia arriba, haces tu cabeza hacia atrás y levantas la cadera cuando te empiezas a venir - Me vengo en tu cama, como quería.

- Puedo cogerte aquí todas las veces que quieras - te digo mientras meto y saco mi verga tan rápido que mi vista se empieza a nublar.

- ¡Aaay! ¡Me vengooooo! - Gritas con todas tus fuerzas mientras te vienes - ¡Soy tuya! ¡No dejes de cogerme! ¡Aaay!

- ¡Julietaaaa! - Grito cuando ya no puedo más y me vengo dentro de ti - ¡Julietaaa! ¡Te deseaba tanto!

- ¡Así! ¡Así quería gozar! - dices cuando sientes mi leche caliente.


Gritamos juntos. Nos venimos juntos. Nos abrazamos, besamos, acariciamos durante esos instantes de máximo placer que tanto gozamos. Al fin me detengo y te beso tiernamente en la boca.

- La próxima cogida será en mi cama - Me dices - Ahora hay que vestirnos, no vaya a llegar alguien.


Regresamos por nuestras ropas a la mesa y nos vestimos rápidamente. Nos volvemos a sentar en nuestras sillas, nos vemos y nos besamos nuevamente, me abrazas, siento como el calor vuelve a fluir por mi cuerpo y como tus labios vuelven a tener la desesperación del deseo. Nos acariciamos con intensidad cuando oímos que alguien toca la puerta. Y te acomodas como si estuviéramos jugando, mientras yo abro la puerta. Son tus hermanos que regresan a buscarte.

- Otro día jugamos - te despides de mi, diciendo adiós con las manos - Como te dije, le próxima es en mi casa.


jueves, febrero 26, 2004

Me hubiera gustado que lo siguiente realmente hubiera pasado hace muchos años...

Es un fin de semana y has ido con tus hermanos a jugar a mi casa. Como siempre tu y yo estamos en el mismo equipo y jugamos durante mucho rato. Cada vez que necesitamos decirnos algo lo hacemos mirándonos intensamente a los ojos.

Estamos sentados juntos y nuestras rodillas se rozan, primero accidentalmente, pero después es obvio que los dos fingimos no darnos cuenta y juntamos nuestras piernas un poco más cada vez que podemos, al hacerlo me sonríes demostrando lo mucho que lo disfrutas. Es el turno de alguien más y me doy cuenta de que tus manos están por debajo de la mesa, en tu pierna, y yo aprovecho para hacer lo mismo y después de un rato de indecisión que parece eterno me decido a poner mi mano sobre la tuya. Volteas a verme, con ojos de complicidad, contenta de que me haya decidido.

Nos toca jugar y debemos soltarnos, pero seguimos acariciándonos con las piernas, tenemos suerte y hacemos una buena jugada y casi nos abrazamos enfrente de todos, pero nos logramos contener y sólo queda en palabras de felicitación y miradas que dicen más que cualquier palabra. Mientras alguien más juega, vuelves a poner tu mano abajo de la mesa, en tu pierna, y yo la tomo, ahora con más confianza. Poco después la quitas, por un momento creo que te has molestado, pero fue para ponerla en mi pierna y dejar que mi mano acaricie la tuya.

Me pongo nervioso al estar así, enfrente de todos, con nuestras piernas juntas y con nuestras manos acariciándolas, pero el calor de tu mano hace que no me fije en nada más. Nos vuelve a tocar jugar, pero ahora nos va mal y a mi no me importa porque el juego ha dejado de interesarme, sólo quiero que los demás jueguen para tener las manos libres. Nuevamente eres la primera en bajar la mano de la mesa, pero ahora va directamente a mi pierna, yo hago lo mismo y te acaricio suavemente.

En eso llegan a buscar a mi mamá por que debe ir a recoger algo, mis hermanos dicen que irán con ella y tus hermanos dicen que mejor se van. Todos nos levantamos de la mesa. Mi mamá dice que no hay necesidad que podemos seguir jugando. Te veo a los ojos, entiendes mi mirada y dices que tu te quedas un rato más. Tus hermanos se van y al poco rato estamos solos, sentados juntos y sin saber que decir o que hacer. Nos vemos a los ojos y nos sonreímos, ahora que estamos solos no nos atrevemos a tocarnos como cuando estábamos jugando con los demás.

- ¿Quieres seguir jugando? - Te digo, aún cuando es una pregunta ilógica porque es un juego de equipos y sólo somos tu y yo.

- Si - Me dices y agregas con una voz baja, provocadora - Quiero que sigamos jugando.

Acomodamos las piezas del juego y al hacerlos nuestras manos se tocan varias veces y nos acercamos como sin querer, volviendo a tocarnos con las rodillas y luego con las piernas. Siento que mi cuerpo arde por tu contacto y al ver tus mejillas rojas sé que te pasa lo mismo. Me vuelvo a armar de valor y te tomo la mano cuando pasa cerca de la mía. Me he puesto más nervioso y te das cuenta por el temblor de mi mano.

Nos vemos sin hablar y veo tus labios y me doy cuenta que están entreabiertos y con los ojos me dices tantas cosas . Te beso rápidamente, sin pensar. Pero te separas rápidamente. No sé que decir. Tomo tu cara entre mis manos y te vuelvo a besar. Me abrazas con pasíón y puedo sentir que todo tu cuerpo está tenso. Te vuelves a separar, pero ahora jadeas de emoción.

- Estás muy chico para mi - Dices fingiendo ponerte seria, con voz entrecortada.

No digo nada y volteo a ver el juego en la mesa.

- Está bien, sigamos - Te digo y busco con la mano el reloj de arena que usamos en el juego. Al mismo tiempo extiendes la mano también para tomarlo y nuestras manos se vuelven a tocar. Dejamos nuestras manos en el reloj, tocándose y nos miramos en silencio. Te acaricio la mano y haces lo mismo.

- Ya se paró... el reloj - Te digo. Sonríes porque entiendes el doble sentido. Seguimos tomados de la mano y sonriendo dices
- Creo que lo único que se paró fue tu pelo. Los dos reímos, sin soltarnos.
- Que sea menor que tú no quiere decir que me emocione menos Ahora estamos cerca otra vez, sin tocarnos pero sintiendo nuestrsa respiraciones
- Pero es que pueden regresar - Dices poco convencida
- Entonces hay que apurarnos - Te quedas pensando, viendo ahora la puerta
- ¿Se puede abrir desde afuera? - me preguntas
- No porque hoy no pusimos la llave

Volteas a verme pero ahora con una mirada decidida y ardiente. Noto como tu pecho sube y baja al ritmo de tu respiración entrecortada.

- ¿Entonces te has emocionado y se paró ... tu reloj?
- Si... creo que necesito hacerle algo sino se va a descomponer Me miras sonriendo y dices mientras te pones de pie
- ¿Necesitas que te ayude a componerlo?
- Yo creo que sí, tu lo pusiste así - yo sigo sentado en la silla admirándote de pie frente a mi Y entonces te sientas sobre mi con las piernas a cada lado de la silla, me abrazas y dices
- ¿Y así se está componiendo?
- Siii - digo con mucho esfuerzo porque la emoción no me deja hablar Me besas con pasión mientras me abrazas y tu cadera empieza lentamente a moverse provocando que mi pantalón parezca que se va a romper.

- ¿Así está mejor? - Me susurras al oído, sin dejar de abrazarme y moviéndote cada vez más rápido
- Mm-mmh - asiento mientras te beso el cuello

Y nos seguimos besando con pasión.

- Me gustas Julieta, me gustas mucho
- ¿Y porqué no me lo habías dicho?
- Porque te tenía miedo por ser mayor, pero siempre he querido que me enseñes Y desabrochas tu blusa para mostrarme tu brassiere y pones tu pecho en mi boca.
- ¿Así quieres que te enseñe?
- Si Julieta, así Te beso con desesperación sin quitarte tu brassiere y gimes suavemente - Así bésalas, chúpalas, házle lo que quieras Siento tus manos jugar en mi pelo, apretándome contra tu pecho y luego te separas
- Vamos a ver si sigue parado... tu reloj Te arrodillas frente a mi, desabrochas mi cinturón y bajas mi cierre y sacas mi miembro duro y tembloroso.
- Pues parece que necesita que alguien lo bese Y tu boca hace lo que ninguna mujer me había hecho y grito de emoción mientras ....


viernes, febrero 20, 2004

Re: Re: Me extrañas tanto como yo a ti

Me acerco por detrás de ti y me pongo a escasos centímetros de ti, lo notas y como sin querer te echas para atrás, dejando que te apoye con mi miembro ya bastante excitado entre esas dos nalgas que lo apretaban y se lo querían comer. Te doy vuelta, nos besamos intensamente, seguimos mucho tiempo, así, juntos, casi sin despegar nuestras bocas, sin poder detener lo que era irrefrenable, excitándonos más y más, calientes después de tanto tiempo. Me empiezas a desabrochar la camisa, lo mas rápido que puedes, yo te saco la blusa dejando a mi vista un brasier blanco hermoso que contenía esas dos tetas preciosas que tanto extraño y que tanto me extrañan. Te agachas y me empiezas a quitar el pantalón, mi miembro ya casi salía de mi calzón, lo saco y empiezas a chuparlo, me haces una mamada espectacular, jugando con tu lengua por toda su extensión, apretando y después comiéndolo y saboréandolo, lo chupas todo durante muchos minutos, en ese momento un escalofrío recorre mi espalda y me dices,

"si vente en mi boca, que quiero tomarme toda tu leche"

me vengo en tu boca, y saboreas mi semen caliente, usas mi pene y te vas metiendo dentro de la boca los restos de semen y limpias mi verga con la lengua dejándolo bien limpio.


Te levanto y te quito ese sostén, cuando vi esas dos tetas que parecían mas grandes fuera de el, empecé a amasarlas y chuparlas como un loco, empiezas gemir mas y mas fuerte. Al mismo tiempo que te mamo esos pezones, que ya estaban duros, me agacho un poquito y empiezo a levantarte lentamente tu falda dejando tu calzón al aire, tu chonino verde que siempre me está esperando, atoro la falda en la cintura de la misma para que no me estorbe, y hago a un lado el chonino y empiezo a acariciarte la donita, primero los labios, juego con ellos en movimientos circulares, gimes cachondamente,

"aaaaaaaaaaaaahhhhhhh!!! si así tocame así!!!",

y después te meto un dedo adentro, te vuleves loca, como cuando te masturbé en Perinorte y que te olvidaste de todo,

"aaaahyyyyyyyyyyy!!!! siiiiiiiiiiiiiiii por favor no pares",

ya tengo tres dedos adentro y todos mojados por tus jugos, me fui a tu culo, gracias a esos jugos pude meterle rápidamente dos dedos dentro, por como gimes y jadeas se veía bien que jamás te lo habían hecho, estas excitadísima.


Te tumbo en una mesa, y te quito muy suavemente el calzón, te abro tus dos piernas, tu vagina estaba bien hinchada y tu clítoris se salía fuera de sus labios, me dices

"Penétrameeeee!!!! Métemela por favor!!! Cógeme como me gusta!!!! No aguanto mas quiero sentirte dentro mío!!! ahoraaaaaa!!!!!!!!!!",

entonces entre tus dos piernas y de un solo empujón te mando toda la verga hasta el fondo, pegas un grito de dolor que se transforma en placer

"Asiiiiiiiii!!!!! Me gusta como me coges!!!!!!!! Me gusta como me coges!!!!!!!! Me gusta como me coges!!!!!!!! Aaaahhhhhh!!!!!!",

empiezo lento el mete y saca, lo único que se escucha es el choque de nuestros cuerpos y las cosas que nos decimos para calentarnos mas aun de lo que estábamos

"Asiiii!!"
"Te extrañaba"
"Me gusta como me coges!!!!!!!!"
"Mi Julieta, estás tan húmeda y caliente como la última vez!!!"
"Cógeme más!!!!"
"¿Te gusta?"
"Me encanta!!!!!"
"Me encantan tus ojos cerrados por el placer y tu voz que gime!!!!"
"que sabrosa está tu verga!!!"
"que rica tu donita!!"
"mas fuerte!!! mas intenso".



Aumento el ritmo de mis embestidas, gimes como nunca habías gemido, gozas como nunca habias gozado, te retuerces de placer y gritas y tienes un hermoso orgasmo, siento tus jugos bañando mi verga, y me vengo con fuerza dentro de ti, el semen caliente inunda tu cuevita.


Entonces saco mi verga, toda chorreando y me la chupas limpiándola nuevamente, despacio, con cariño, provocando una nueva erección, disfrutas al verla crecer poco a poco, hasta que después de unos minutos de intenso cariño la vuelves a sentir dura y caliente, como te gusta, y me besas la verga con mayor intensidad y la chupas como has soñado tantas veces que lo harías y la mamas rápido e intenso y estás caliente de nuevo y me dices

"Quiero que me la metas de a perrito!!!!",

te doy vuelta, y te pongo boca abajo en la mesa con los pies en el suelo y acaricio tus nalgas que me piden que las clave. No puedo resistir la tentación y empiezo a chupar tu dona que asoma por entre tus piernas abiertas, te hago una mamada que te excita aun mas y tus gemidos se convierten otra vez en gritos de placer

"Aaayyy!!!! Que ricooo!!! Me gusta como me chupas!!! Me gusta como me coges!!! Chúpame!!!! Acaríciame las tetas!!! Mámamee!!! No pares!!!! Aaaayy!! Más rápido!!! Aaayyy!!! Me vengooooo!!!! No pares por favor!!! Aaaaaaaagh!"

y tienes otro orgasmo maravilloso.


Todavía estás retorciéndote de placer y arrastrandote en la mesa y agarro mi duro miembro para ponértelo atrás, te paso la mano por tu vagina que esta llena de saliva y jugos y se los unto a mi verga, cuando esta bien mojada la pongo en la puerta de tu agujerito, y empujo bastante ya que es la primera vez que te abren de esa manera por atrás. Mi palo empieza a entrar y gritas de dolor, y me dices

"Aaayy!!! Me gusta!!! no la saques!!!!!!!! aaaaaay!!!!",

después de ese forcejeo entre tu ano y mi pedazo de carne, tu culo ya esta bien dilatado y entra y sale con facilidad y te mueves como una experta, disfrutando estas nuevas sensaciones y después de unas emebestidas más saco mi verga y te la meto por la dona, por tu húmeda vagina y tu panochita está más caliente que al empezar y mueves la cabeza con desesperación y una mano se agarra de la mesa mientras con la otra buscas tu clítoris para acariciarlo al mismo ritmo que mi verga te penetra y tus tetas apachurran mis manos contra la mesa y tus piernas tiemblan de placer y levantas tus nalgas ofreciédomelas con deseo y mueves cachondamente tu cadera y dices casi gritando

"Me arrepiento de los años perdidos!!!!, de todas las veces que pudimos coger desde que nos conocemos!!!!, quiero que me cojas por cada año que no me penetraste!!!!, asíiii!!!! rapido!!! intenso!!!!",

y tus gritos de dolor de placer me excitan al trece mil, y me vengo en ese momento, en un orgasmo espectacular y ahora gritamos los dos

"siiiiiiiiiiiiiiii!!!!! así no te pares!!!!"
"como me gusta!!! que rica estás!!!!"
"siento que mis piernas se desgarran!!!!! siento muy dentro tu vergaaa!!!"
"Julietitaaa!!! mi donita caliente!!!!! como me exprimes!!!!"
"me encantaaaaaa como me coges!!!!",
"aaaaaaaaaaaaahhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!"
"aaaaaaaaaaaaahhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!".



Estamos en el punto máximo y siento como tu cuerpo disfruta de un nuevo orgasmo y tus nalgas me aprietan con fuerza e intentas levantarte de la mesa pero mi cuerpo te sigue empujando mientras gritas y antes de eyacular saco mi verga temblorosa y te volteo en la mesa y quedas frente a mi con tus piernas abiertas provocadoramente con tu dona húmeda viédome y reclamando que no siga y te tocas los muslos calientes y el clítoris excitado mientras te sigues viniendo, y con la otra mano alcanzas mi verga y la masturbas con desesperación tres o cuatro veces y empiezo a chorrearme llenando tu culito de semen caliente y también tus labios y tu clítoris hinchado y grito de placer

"aaaahhh!!!!!!!! Julietaaaaa!!!!!"

y te vuelvo a penetrar para dejar en ti mis últimas eyaculaciones y terminar acostado sobre tí, con nuestros labios unidos, con mi verga en tu dona y con tu mano en mi verga y mi mano en tu clítoris y todo lleno de tus jugos y de mi semen

"aaaaaaaaaaaaahhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!"

y empujo unas cuantas veces más y sigues retorciéndote de placer

"aaaaaaaaaaaaahhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!".



Sonries de placer, mas feliz que nunca. Dices que es la experiencia de sexo mas hermosa que has tenido y que has estado deseando desde hace más de 16 años. Agotados nos arreglamos el pelo con un poco de agua, nos vestimos y salimos.

Saludamos desde lejos, ya que nuestro olor a sexo es impresionante, y acordamos nuestra siguiente cita.

Re: Re: Me extrañas tanto como yo a ti

Quiero estar contigo para que me quites la ropa y me hagas gritar otra vez, necesito sentir todo tu calor dentro de mi, y que me ensenes como sentir mejor, te imagino cerca de mi con tu cabello corto, diciendome cuanto me deseas y cuanto disfrutas estar conmigo tanto que te vienes de solo imaginarte que estas conmigo, despues eso me excito mas y empieso a darte besitos en mi chocolatito para que sientas que estas en el paraiso y no paro hasta verla tan grande y tan dura como me gusta. Despues tu me penetras por donde nunca entraste y quieres hacerlo, no se si duela, pero no me importa porque se que a lado tuyo me pierdo y no se quien soy de tanto placer que siento al estar contigo. Llamame a mi celular por la madrugada para continuar, quiero oir tu voz cortada diciendome que soy tu gran amor.

Tu lo dijiste nunca vamos a dejar de estar conectados y tambien siento durante la madrugada. Te voy a estar esperando. Ayer me puse el chonino verde que traia puesto la primera vez para sentir que estabas conmigo en mi espalda abrazandome, como cuando me acerque poco a poquito hacia ti

Tu julieta


jueves, febrero 19, 2004

Re: Re: Me extrañas tanto como yo a ti

Empiezo a acariciar mi chocolatito
con mis manos por encima de tu pantalon,
despues poco a poco con mis dientes te bajo el cierre
y con mi boca voy buscando algo que me gusta mucho
y una vez que lo encuentre
lo voy a disfrutar como nunca
y de todas las forma que te puedas imaginar,
y mientras tu gritas
cada instante mas fuerte
por que lo estas disfrutando tanto a mas que yo
y eso hace que me exite
y hace posible que llegue hasta el 13,
y tu comienzas a acariciarme por todas partes,
despues me besas hasta cansarte
y mientras tanto yo me monto de frente a ti
y bajas poco a poquito
hasta llegar a mis tetitas
y me las muerdes,
despues las besas
y aprietas con tus manos al mismo tiempo
yo enpiezo a moverme
para que disfrutes mas y mas
y poco a poquito me penetras
y para que sienta rico,
hasta que me venga como quinientas veces,
despues tu terminas dejando tu semen dentro de mi



TODAS ESTAS MADRUGADAS ME DESPIERTO PENSANDO EN TI Y ADIVINA QUE
Quiero llamarte por teléfono, estoy seguro de que también tú lo deseas, pues
para eso me enviaste el número de tu celular ¿Verdad? Dime que si, dime lo
que me gusta oírte decir...

Me muero de ganas de volverte a coger...

Re: Me extrañas tanto como yo a ti

Y de que me sirve sentir si no estas aqui; para consentirme y abrazarme cada que lo quiera, no me bastan tus palabras, te quiero a ti, sentir tu cariño todo el tiempo, que me preguntes como me fue hoy, estas tensa? Dejame darte un masaje para que mañana estes mejor, todos los dias veo en la calle parejas y quisiera poder estar asi contigo en un cine, en mi casa viendo peliculas, hacerte de cenar que me hagas de desayunar, caminar por reforma contigo y sentarme un rato al pie del angel de la independencia cerca de ti disfrutando de ver pasar la tarde o simplemente emboracharme contigo toda la noche mientras hacemos el amor, me encantaria, pasar un fin de semana en un lugar lejano y frio tan frio que no tengamos que despegarnos durante todo el dia, sentir el calor de tu cuerpo, verte a los ojos y decirte todo lo que me haces falta . Platicar de tu vida de estudiante, de como la pasabas cuando estabas en voca, de que lugares has conocido, de que es la comida que te gusta que es lo que te encabrona, cuales son tus sueños, hacer el amor contigo en un elevador, en el baño en tu cuarto.

Dime de que me sirve dcirte todo esto si tu nunca has hecho nada por que esto sea posible, te encanta que te diga todo esto por que a si eres feliz solo escuchando, yo no puedo necesito que estes aqui y como eso es imposible para lo pienso, prefiero no hacerlo, mientras tu no estes aqui. Mejor disfruto lo mas que puedo de mis actividades y me encierro en mi trabajo para no pensar de mas...

Me extrañas tanto como yo a ti

Dices que sólo te acuerdas de cuando jugábamos juegos infantiles, pero sé que la última frase del poema sigue siendo cierta ("todavia la puedo sentir en mi donita") , que me extrañas tanto como yo a ti, que también tu quieres que sigamos jugando ("Quiero tenerte dentro de mi") para que volvamos a estar cerca, muy cerca ("para que me hagas sentir plena otra vez") como siempre han estado nuestros corazones. ¿Te cuesta tanto reconocer tus sentimientos o eres egoísta y sólo quieres oír cuanto te extraño?.

Ayúdame a ponerle un nombre al poema del mail anterior, lo leo seguido, así como todos tus mails... Pero si me puedes enviar uno nuevo sería mucho mejor, me harías muy feliz y me alegrarías el corazón, mi corazón que se emociona al pensar en ti.

Voy de regreso hacia a ti
pero esta vez mas intensa,
mas rapido
para que no dejes de sentir te beso de todas formas
y veo mientras tanto tu cara
como lo disfrutas
con los ojos cerrados
emitiendo gemidos
y uno que otro grito
señal de que estas al 13
y mientras tanto me dices
'asi Julietita, mi gran amor, no pares que me gusta',
y no paro
hasta no sentir en mi boca tu semen caliente

Julieta Arreguin


Así Julietita, no pares que me gusta... Escríbeme con el corazón, dime las cosas que me quieres decir, porque no es justo que ocultemos nuestros sentimientos.

Mientras que yo gritara
tan fuerte
sin importarme nada
solo el disfrutar de tu verga
tan deliciosa
que me hace sentir tan plena

Julieta Arreguin


Te mando dos besos, mi querida Julieta, esperando que me contestes con sinceridad.
Te extraño.


miércoles, febrero 18, 2004

Cariño de amigos

¿Cómo te vas a tu trabajo? Me da la impresión que te queda lejos ¿Tu trabajo es cerca del metro nativitas? Porque si es así, en Tlalpan hay varios lugares donde 'cenar' sin problemas, así no hay que buscar por mucho tiempo un lugar donde tomar un café, como en Perinorte ¿No crees?

Me llamó la atención que a tu edad sigas creyendo que existe algo como 'cariño de amigos' entre un hombre y una mujer. Por lo que me ha tocado ver cuando un hombre sale con una mujer con la que no tiene lazos familiares, ni profesionales, entonces se la quiere comer (y almorzar y merendar), a menos que sea puñal. Y las mujeres lo saben, y cuando pueden se aprovechan de eso. Analiza con cuidado las intenciones de los 'amigos' y verás que tan cierto es. Los que realmente respetan a una mujer, porque son de su familia, amigos de su familia, compañeros de trabajo (o con cualquier otra relación que las haga inaccesibles), no las invitan a salir y mucho menos dicen que las quieren.

Re: Me quede un poco inquieta

Voy a vivir solo con 2 amigas, y si son con que me iba de parranda, pero en buena onda, lo maximo que llegabamos a haecer era ponernos bien jarras, pero es ua amistad muy padre, el 31 de enero nos reunimos con otros de la banda y nos dimos cuenta que nos queremos mucho.


martes, febrero 17, 2004

Re: Me quede un poco inquieta

Yo estoy bien, Gracias por preocuparte por mi. Y también sigo soñando contigo, aunque mis sueños no se parecen al que platicaste, sé que seguramente son como otros que tienes por las mañanas. Quizá como siempre estaremos conectados, nos enteramos cuando el otro piensa o sueña en que estemos juntos ¿No crees? Hay tantos sueños que quiero platicarte ... Me alegra saber que estás contenta en tu trabajo. ¿Es el mismo puesto que tenías la vez anterior que trabajaste ahí? ¿Qué tal tu horario de trabajo? ¿Es más descansado que antes? Envíame tu teléfono, en cuanto lo tengas y dime si puedes ver tu correo o el mensajero durante el día. ¿Con cuántas amigas vas a vivir? Así como lo platicas parece que son toda una banda que buscan un lugar para reventarse :-) ¿Por dónde están buscando departamento? Espero que puedan encontrar algo cerca del trabajo para no tener que gastar mucho tiempo en transporte todos los días. Recuerda cuanto te extraño y que siempre pienso en ti, mi Julieta. Te mando un beso y algo de lo que me has escrito y que leo por las noches...

"Quiero tenerte dentro de mi,
para que me hagas sentir plena otra vez,
como la primera vez
cuando me cojiste sin quitarme mi chonino,
¿te acuerdas?
te dije que queria ver tus piernas
y tu me enseñaste una,
pero muy grande y dura,
tan grande y dura que todavia la puedo sentir en mi donita"
Julieta Arreguin


domingo, febrero 15, 2004

Me quede un poco inquieta

Como te va, a mi bien aunque con mucho trabajo, ya estoy otra vez trabajando a partir de enero, mi contrato va a durar 5 meses pero estoy ganando el doble de lo que ganaba, me conviene por que ya quiero cambiarme, ya estoy en eso voy a vivir con unas amigas que conoci hace años y espero que sea pronto, solo que los deptos son muy chiquitos los que hemos visto espero que encontremos una mas espacioso.

Te he soñado alrededor de las 3 o 4 de la mañana. No se porque hoy que soñe contigo me quede un poco inquieta, es por eso que te escribo, espero que estes muy bien.

Y recuerda que siempre estaras en mi corazon


viernes, diciembre 05, 2003

Una morenita adolescente

Hace algún tiempo en un pueblito vivió una morenita adolescente, de cabello negro, de cuerpo delgado pero bien formado, que se sentía confundida, muy sola, tenia escasos 12 ó 13 años, en esos días era la mayor de sus otros dos hermanos, ya que los tres mayores a ella estaban en el Distrito Federal estudiando; el motivo de su tristesa era que su mamá no estaba en casa, se marcho por un tiempo, pasado algún tiempo su mamá al fin regreso.

Unos años después llego al pueblo una familia, el papá, la mamá su hijo un morenito color de llanta. Y por fin un día conoce a ese morenito cachondo color de llanta, un flaquito hermoso con uniforme de secundaria, bastante inteligente, que la hacia sentir segura y especial, pues siempre la escogía para estar en su equipo de juegos, sin saber que al estar junto a el hacia posible que se olvidara un poco de su vida familiar y que a su vez sirviera de antídoto ante cualquier situación que le afectara; mientras tanto, pasaba el tiempo y en ella fue creciendo un cariño y un sentimiento muy especial, aunque siempre estuvo oculto, pero no tanto porque siempre bromeaba con sus hermanos y su mamá, siempre les dijo que aquel morenito era su novio (hojala y eso hubiera sido posible), había ocasiones que esa morenita se ponía en su ventana esperando el momento que aquel flaquito pasara a la tienda y entonces tuviera una oportunidad más de observarlo y de escucharlo por que era algo escandaloso...........

TE DESEO


viernes, octubre 31, 2003

Escríbeme. Sin reprimirte.

Platícame las noches que te levantas, de lo que piensas y de lo que haces.
Me excita saber que te masturbas pensando en ti.

ME MUERO DE GANAS DE VOLVERTE A COGER

La satisfaccion que vi en tu cara

Comence a ver tus mails pero no pude acabar de revisarlos porque tenia gente cerca de mi y me dio mucha pena que vieran las imagenes que me enviaste, mañana voy a comprar una tarjeta para poder conectarme en el trabajo y asi los pueda ver completos, pero aunque los revise muy poquito me basto para darme cuenta que estabas hasta el trecemil y no sabes como me gusta que te pongas asi, cuando estabamos al telefono me estaba imaginando tu cara llena de placer, ese placer que solo yo puedo hacerte sentir (se que nunca vas aceptar que con nadie sientes lo que conmigo, por que eres tan egoista e inseguro que no te atreves a decirmelo, pero me basta con oirte y acordarme de la satisfaccion que vi en tu cara las veces que estuvimos juntos).


jueves, octubre 30, 2003

Asi quiero que me imagines

Te imagino sentada como ahora que lees y vuelves a leer este correo, recargada en la silla, jugando con tus piernas para acariciar tu clítoris excitado. Y la ansiedad te invade cuando te imaginas mis manos acariciándote y mi boca besándote. Y aumentas la fuerza con la que mueves tus piernas y el calor te llena el vientre. Pero recuerdas donde estás y eres incapaz de terminar por el miedo de que alguien pueda verte. Quiero llegar cuando estés así sentada, pero en el trabajo, atendiendo el teléfono y quitar tu pantalón mientras sigues hablando y me haces señas de que pare. Pero ignoro tu débil rechazo y acaricio tus muslos suaves y meto mis dedos entre tu ropa interior y subo por tu cadera y tu cintura hasta tu brassiere y te levanto la blusa y destapo tu pecho para poder observarte.

Y cuando chupo tus senos y acaricio por afuera y por dentro tu calzón empiezas a gemir despacito, incapaz de contenerte, pero aún hablando por teléfono y con tus manos que me acarician con deseperación y ansiedad. Y me suplicas que pare, para que puedas terminar de hablar por teléfono. Pero ahora estoy besando tu cuello y apretando tu pecho con una mano y acariciando tu pierna y entrepierna con la otra. Y ya no puedes contenerte y me abrazas con fuerza y me aprietas contra tí mientras sigo besando tu boca, tu mejilla, tu oído, tu cuello, tu senos. Y en el teléfono dices que no pasa nada, porque seguramnente advirtieron que estabas hablando diferente y te preguntaron si algo andaba mal. Y mientras explicas, sostienes el telefono con tu hombro para liberar tus dos manos y poder bajarme el cierre y sacar mi miembro caliente. Y sigues sentada hablando por telefono cuando levanto tus dos piernas y las pongo en mis hombros y beso tus muslos y chupo tus dedos y acaricio tu cadera y tu clítoris.

Y gimes cuando me pongo de rodillas frente a ti, porque sabes lo que va a pasar y no puedes esperar, aunque me sigues pidiendo que espere a que termines tu llamada y tu cara se ha vuelto a poner tan roja y caliente cuando me besabas excitada en el estacionamiento de Perinorte y en el de Mundo E. Sé que quieres que mi lengua te saboree y sentir mis manos ansiosas de ti. Y tu respiración se ha vuelto agitada y tu voz es ahora sólo un gemido y solo piensas en que te penetre. Y puedo ver tus ojos volteando a ver la verga grande y dura que tanto te gusta y tu mano temblorosa acariciándola mientras dejo de besarte y la acerco a tu calzón. Y con la punta separo la orilla de tu calzón para descubrir tu dona húmeda y sin quitarte tus calzones te penetro. Y veo tu cara sufrir de placer y veo tus ojos haciéndose pequeños por el placer y siento tu mano libre apoyada en mi cintura, jalándome hacaia ti para que te penetre. Como te gusta "Rápido pero intenso".

Y primero te muerdes los labios porque quieres gritar pero sigues hablando por teléfono y después tus labios me besan en la cara. Y te sigo bombeando como a ti te gusta, cojiéndote sin parar. Y con una mano sostienes el teléfono mientras la otra la usas para tomarme del pelo y llevarme a tus pechos desnudos. Y los chupo con deseperación mientras te la meto y tu cierras los ojos para disfrutar más lo llena que te sientes. Y haces tu cabeza hacia atrás cuando te das cuenta que no podrás soportar por mucho tiempo. Y tapas la bocina con las dos manos cuando te vienes y te arqueas apretando mis hombros con tus muslos. Y gozo al ver tu cara de placer. Y cuelgas el teléfono sin terminar tu llamada para poder agarrarme con fuerza y decirme al oído "Me gusta como me coges"

Y te bombeo con más fuerza. Sintiendo como tu dona caliente me exprime y me provoca oleadas de placer. Y te bombeo más rápido y con más fuerza mientras gritas de placer. Aurora, no aguanto este deseo. No soporto tener la verga tan dura por ti. Y te embisto con fuerza y tapas mi boca cuando te grito "me vengo Aurora" Y mi verga exprimida por tu ardiente dona, hace unas últimas pentraciones, suavemente mientras te beso en la boca y nos abrazamos.

Me gustaria un lugar donde hiciera frio y que este alejado,para que nadie escuche los gritos de placer que voy a sentir cuando estes dentro de mi o de cuando me beses mi donita o tal vez en un lugar al aire libre en el pasto o en tu cama de tu recamara en Mixquiahuala. Hojala y puedas un sabado para amanecer domingo y acabar hasta en la tarde, por que quiero estar mucho tiempo contigo. Me excito bastante, tanto que ya sentia estar contigo haciendo tanto y mas de lo que me dices Quiero tenerte dentro de mi, para que me hagas sentir plena otra vez, como la primera vez cuando me cojiste sin quitarme mi chonino, te acuerdas te dije que quiria ver tus piernas y tu me enseñaste una, pero muy grande y dura, tan grande y dura que todavia la puedo sentir en mi donita, quiero que sepas que cuando me hagas el amor justo cuando este arriba de ti te voy a poner un hielo en la boca y despues la voy a dejar resbalar por tu pecho hasta llegar a tu chocolatito y a mi donita y despues la voy a empezar a chupar al msmo tiempo que a mi chocolatito para que sientas rico. y asi hasta que te vengas en mi cara y despues en mi boca, espero que ahora si resistas y no me dejes como la segunda vez.

Imaginate que nos dirigimos a un lugar solo y con clima frio como me gusta, por supuesto tu eres el conductor por que vamos en tu carro, estamos alejados de la ciudad vamos en plena autopista, de pronto empiezo a acariciar mi chocolatito con mis manos por encima de tu pantalon, despues poco a poco con mis dientes te bajo el cierre y con mi boca voy buscando algo que me gusta mucho y una vez que lo encuentre lo voy a disfrutar como nunca y de todas las forma que te puedas imaginar, y mientras tu gritas cada instante mas fuerte por que lo estas disfrutando tanto a mas que yo y eso hace que me exite y hace posible que llegue hasta el 13, de pronto tu te estacionas en un lugar seguro donde no nos ve nadie y comienzas a acariciarme por todas partes, despues me besas hasta consarte y mientras tanto yo me monto de frente a ti y bajas poco a poquito hasta llegar a mis tetitas y me las muesdes, despues las besas y aprietas con tus manos al mismo tiempo yo enpiezo a moverme para que disfrutes mas y mas y poco a poquito me penetras y para que sienta rico, hasta que me venga como quinientas veces, despues tu terminas dejando tu semen dentro de mi, te dejo descansar un ratito para que despues continuemos.

Entonces vi, con enorme gusto y placer, que su verga se dirigía a mi vulva y, de inmediato, sentí la cabeza brillante y aún con una gota de semen asomando, apoyada en la entrada de mi vagina. Me estremecí del enorme placer que sentía porque supe en ese preciado momento, que ese pene se iba a enterrar muy dentro de mi cuevita. De nuevo, como me gusta, rápido, intenso. Suspiré, gimiendo, para abrir la boca, sacar mi lengua y llamar con ella a la otra boca que estaba entreabierta y con la lengua lamiendo sus labios a falta de mis propios labios verticales. Adelante enérgicamente mi cadera para recibir aquel delicioso pene. Y vino la boca para besarme con ternura, para hacer entrar su lengua que lamió con cariño, suavemente, mi lengua, al tiempo que las nalgas de Él empujaban lo que estaba adelante, el enorme pene que empezó a adentrarse profundamente en la gruta del placer que con tantas ganas se le ofrecía y que con tanto placer la esperaba para aprisionarla con los pliegues de mi vagina y darle así todo el amor de que era merecedor.

Su pene se fue metiendo, yo sentía como avanzaba poco a poco, dilatando, llenando total, deliciosamente mi vagina, Fui sintiendo esos avances con pasión creciente y con el orgasmo infinito incrementado. Era una verga enorme, pero la pude alojar, completa, dentro de mi vagina, muy adentro de mi caverna. Cuando sus testículos chocaron con mis nalgas y mis labios verticales, el empuje se suspendió y el pene permaneció estático, sin moverse, como queriendo disfrutar al máximo el placer de haber entrado en mi vulva que rezumaba jugos en abundancia.

Y yo la sentía gruesa, plena, dura, tierna. Sensaciones que hacían que mi orgasmo se hiciera más patente, de mayor potencia, inacabable, inconmensurable. Luego, poco a poco, como no queriendo apresurarse, inició el movimiento de sus nalgas que se acompañaba con un entrar y salir de su pene en mi vagina. Y fue el paraíso. La Gloria de la gloria de la cogida plena de amor y pasión. No sé cuanto duró ese ir y venir de tan prodigioso miembro. Sus manos sostenían mis nalgas, mientras un dedo se introducía suavemente por mi ano, haciéndome retorcer de placer, no sabía que en el culo pudiera gozar tanto también. Sentí varias veces que mi vulva se llenaba de semen que en potentes eyaculaciones vertía el pene dentro de mi vagina , mientras yo alcanzaba otro tremendo orgasmo. Estaba enervada, totalmente fusionada a su pene y al placer. Ocasionalmente escuchaba los gritos de Él como tratando de acallar los míos. Cuando la cara de Él se derrumbó sobre mi tórax y su boca encontró uno de mis senos, mi orgasmo ininterrumpido dio un último salto al paraíso ganado.

Mi vagina se contraía llena de placer, casi con desesperación placentera. Y sentía el pene que se iba encogiendo al mismo tiempo que la abundante leche derramada dentro de mí, salía de la cueva formando toda una cascada, catarata que tenía también la virtud de provocarme más placer, otro gran orgasmo. Y su boca besaba mis senos, cosa que hacía que mi orgasmo continuara presente, permanente. Por fin, mis nalgas se pararon sin estar cansadas de moverse, y todo movimiento cesó... Luego de unos minutos, sus manos delicadamente siguieron sus caricias en mis senos. Su boca recorría mi espalda, despacio, dulcemente. Me viré hacia el, besé su pecho y descendí por su vientre, su hermoso pene quedó a mi alcance. Lo tome con ternura y me lo introduje en la boca. Suavemente empezó a bombear. Era una verdadera delicia sentirlo entrar y salir de mi boca. Como antes de mi vagina. Me tomó de los hombros , y delicadamente me colocó de espaldas. Sentí su pene entre mis nalgas y automáticamente me doblé con la cara en el vidrio de la puerta del auto. Me recorrió despacio, haciéndome sentir la fuerza de su miembro. Estaba tan mojada que al poco momento sentí la punta ingresar suavemente, casi sin esfuerzo, por mi agujerito, por mi culito virgen que tanto ha esperado su verga dura.

Presioné hacia atrás y o delicia, todo su pene se me introdujo. Me sentí deliciosamente llena. El se quedó quieto pero yo no. Me moví rápidamente, de delante a atrás , sin parar, sintiéndolo todo dentro de mi. Al mismo tiempo, sus dos dedos se metían, duro, con fuerza en mi vulva y su boca mordió mi cuello. Se vino con intensidad increíble... Así mismo, yo alcance un gigantesco, el más grande orgasmo de mi vida...

Una vez acabado cansadisimos de tanto placer, nos dirigimos a un lugar donde vendieran comida, para poder recuperar la energia perdida, al fin llegamos, pedimos unos platillos y mientras comiamos yo saque mi pie de mi zapato y por debajo de la mesa empece a acariciar esa verga tan deliciosa que me vuelve loca, y senti como poco a poquito se levantava, mientras tanto tu al comer saboreabas el platillo y al mismo tiempo me hacias mimica con los labios insinuandome que quisieras estar no ahi sino en la cosina de ese negocio, arriba de la mesa y metarme por mi ano con ese poderoso revolver de alto calibre que siempre portas mientras que yo gritara tan fuerte sin inportarme nada solo el disfrutar de tu verga tan deliciosa queme hace sentir tan plena Al mismo tiempo él me hacia mimica con los labios insinuandome que queria estar no ahi sino en la cosina de ese negocio, arriba de la mesa y metarme por mi ano con ese poderoso revolver de alto calibre que siempre porta, mientras que yo gritara tan fuerte sin inportarme nada solo el disfrutar de tu verga tan deliciosa queme hace sentir tan plena. Como hay poca gente, le pedimos a la señora que nos consiga unos refrescos que sabíamos que no tenía, se ofrece a ir a buscarlos a la tienda y entramos rápidamente los dos a la cocina.

En un abrir y cerrar de ojos nos estabamos besando, el comenzó a tocarme, y entonces me dejé hacer, me di cuenta de que estaba en un grado de excitación increíble... más del 13 y entonces llegué a ese punto en que no hay vuelta atrás, en que una se vuelve salvaje, lo desvestí bruscamente y lo miré con ojos seductores.... El comenzó a acariciar mi vulva suavemente, guié su mano hasta mi clítoris y me dejé llevar por el placer, entonces de repente el me tomó con fuerza y me puso sobre la mesa con las piernas bien abiertas y se puso sobre mi y me metio la verga con fuerza, fue delicioso sentirlo dentro de mi, mientras su pene entraba en mi vagina, recordé que en cualquier momento la señora podía regresar, y el peligro hacía la situación más excitante...

El entraba y salía de mi y yo me sentía como una reina... el sentir que nos podían sorprender hizo que nos viniérmos muy rápido y con mucha intensidad, llegamos al orgasmo al mismo tiempo fue increíble, tratabamos de no hacer ruído pero al final fue casi imposible, nos gritabamos "ME GUSTA COMO ME COJES" "ME MORIA DE GANAS DE ATRAVESARTE DE NUEVO" "METEME TU VERGA CON FUERZA" "MUEVETE JULIETA, QUE ME VUELVES LOCO"... y muchas cosas sucias mas. Cuando terminamos nos vestimos rápidamente, nos reímos, y enseguida llegó la señora con los refrescos, seguimos conversando como si nada. De regreso en el auto seguimos nuestro camino y nos detenemos en un mirador donde al aire libre nos volvemos a besar y nuestras respiraciones se agitaban, sus manos recorrían mis tetas, mi cintura y mi culo, de pronto comienzo a desnudarme y él también, estabamos calientes deseosos. Me toma en brazos y él me tira en el pasto. comienza a besar mis tetas y yo ansiosa le saco su trozo de carne cuando de pronto me coje de las piernas me las abre y pone la punta de su verga en mi dona, Comienza a jugar hacia arriba y abajo y yo comienza a gemir de placer cuando de pronto de un empujon me la introduce toda. Yo di un grito que se debe haber escuchado hasta en el puesto donde comimos y me aferro a el quedandome quieta

Al cabo de unos segundos empece a moverme lentamente el se movia tambien sobre mi y gemia de placer y yo le decia -soy tu puta quiero todos los días esto- y el mas caliente me da la vuelta y comienza a cogerme de a perrito y yo gemia y mis tetas se movian al ritmo de su penetracion y al rozar el pasto sentía más placer.

Me penetraba con todas sus fuerzas, me dio con todo lo que tenía, con todas las fuerzas que su cuerpo podía brindarle y con lo mojada que yo estaba después de lo sucedido anteriormente me cogió genial. Me la metía bien al fondo, la sacaba casi toda y volvía a empujar hacia adentro de mi dona con todas las fuerzas que tenía, me hizo gozar como nunca, acabé como jamás lo había hecho en la vida... En eso se descarga nuevamente un chorro de su leche en mi dona y yo vuelvo a gritar mas fuerte y me vengo dejandolo empapado. él y yo acabamos casi al mismo tiempo... sentía como chorreaba de mi vulva su lechita calentita, y nos quedamos así hasta que su verga volvió a estar lista otra vez... tu te quitas las camisa yo froto mis nalgas en tu chocolatito moviendome encima de tu pantalon mientras tanto tu me acaricias, te vas directo a mi donita despues a mis senos y poco apoco me besas mi espalda y mi cuello mi nuca que delicia siento, despues me volteo y te beso con deseo y paso por tu cuello, tu pecho, te muerdo te dejo marcas y lo disfruto como no tienes idea me voy acercando a tu chocolatito ya humedo y de espanto no cabe duda que basta con acercarte ami para que sientas lo que no has podido sentir con ninguna otra; poco a poquito me inclino hacia atras como la primera vez (lo recuerdas) y tu mientras me detienes por la cintura para sortenerme y voy de regreso hacia a ti pero esta vez mas intensa, mas rapido para que no dejes de sentir te beso de todas formas y veo mientras tanto tu cara como lo disfrutas con los ojos cerrados emitiendo gemidos y uno que otro grito señal de que estas al 13 y mientras tanto me dices asi aurorita, mi gran amor, no pares que me gusta, y no paro hasta no sentir en mi boca tu semen caliente, dejo que termines para despues pasar mi chocolate por el contorno de mi boca abierta y terminar par acariciarlo con mis manos pegado a mi mejilla, mientras observo como descansa y va tomando su tamño normal.

y te dejo dormir un rariro para que despues tu continues y a si seguir hasta que amanesca, para disponernos a desallunar, pero como es un dia con mucho sol decides ir a nadar un rato a donde nadie nos vea para que me puedas hacer el amor dentro de la alberca como tu decidas

Quiero que me la metas. Bajo hasta mi abertura, tengo tu verga entre mis manos, siii... la introduzco en mi abertura y noto cómo se entremezclan tus jugos con los míos... vénte, vénte dentro de mí, deja que mi dona te la apriete y te exprima hasta la última gota que te quede. Instintivamente muevo mis caderas y siento el calor de tu miembro dentro de mí. Una ola me invade...

-"Tranquilo, chocolatote, he dejado lo mejor para el postre... ¿sabes lo que te he reservado? : mi culito... sí, todo mi ano para tí.•" Te miro y veo el triunfo en tus ojos. Sé que lo esperabas desde hacía tiempo, ¿eh?. Sonrío... no sabes muy bien lo que te espera; creo que yo tampoco. Me apoyo en mis rodillas y manos, a cuatro patas. Nuestra posición favorita aunque esta vez sea una variante. Me abres las nalgas, y te detienes. Sé que estas inspeccionando el territorio que pronto vas a conquistar... territorio virgen, nunca nadie más había entrado en mí por atrás. Al final decides ponerte a ello. Con la punta de tu verga vas llevando mi flujo vaginal hacia el ano, te detienes ahí. Lo humedeces con tu verga y vas alternando movimientos. Me la clavas en mi dona de repente y sin ningún miramiento ya que sabes que estoy lo suficientemente húmeda para que no me produzca dolor ninguno. Y cuando ves que mis gemidos de placer se ahoga vuelves al culo... lo acaricias con tu chocolatote pero no me penetras... empujas y vuelves a mi panocha.

Vuelvo mi cabeza hacia ti y te suplico: -" Métemela..." -"Calla... lo bueno se hace esperar. Yo sé lo que tengo que hacer. Tendrás que confiar en mí o seré malo... muy malo"- me respondiste conocedor de que eras tú el que llevaba las riendas en esta ocasión. Y metes dos dedos por mi culo y mientras frotas tu verga contra mi clítoris. -"Ahhh... "- grito. El orgasmo me está llegando y de pronto: -"Te gusta, ¿eh?"- me preguntas con voz entrecortada. A mí no me salía la voz... Me acababas de meter tu verga por el culo...

Me invade un orgasmo intenso y duradero que tú notas retumbar en tu palo. -"Sigue, sigue... no pares, cariño"- logré decir al fin. Siento tus embestidas y siii... ahora noto tu liquido depositándose dentro de mí... calentito pero rebelde alcanzando sitios insospechados.


martes, octubre 14, 2003

Re: Caricaturas calientes

Clasificación de las mujeres de acuerdo a lo que expresan durante el orgasmo:

1.- La religiosa (¡¡¡Dios mío!!!)

2.- La matemática (más, más, más)

3.- La asmática (aaaaaaaahhhh!!!!)

4.- La asesina (si me la sacas te mato!!!)

5.- La fugitiva (me voy!!!!)


lunes, octubre 13, 2003

Re: Caricaturas calientes

Esta es la liga del archivo que te había mandado una vez KamaSutra
Revísalo y relátame cuáles quieres hacer y como las quieres hacer. O mejor aún, relátame cuáles recuerdas que hicimos y como las recuerdas, para que revivamos ratos felices ;-)

De sólo pensar en las que hicimos y ver los dibujos me he vuelto a calentar por ti.

¿Te has masturbado en estos días? Quiero que me escribas mails que pueda leer muchas veces y que me den ganas de masturbarme leyendolos y pensando en ti.

Platícame de de todo lo que haces mientras te bañas, y de lo que hace cuando te desppiertas por las noches, como me gusta imaginarte asi, y platicame de como te frotas tu clitoris en el camion y en la oficina.


viernes, octubre 10, 2003

Caricaturas calientes

Haz click en los dibujos

Supersonicas Las supersónicas SI saben disfrutar de la vida :-)


Trabajando Quien dice que ir a trabajar es aburrido


jueves, octubre 02, 2003

Pónme el condón con la boca

Siempre hay que pensar positivamente, por eso quiero saber tus períodos. No me parece mal que quieras que de ahora en adelante usemos condón, a mi me gusta que me lo pongan con la boca, podrías ir practicando. ¿Qué te parece? Podrías tomar un plátano que más o menos sea del tamaño y practicar con él a ponerle el condón con la boca, una vez puesto, puedes jugar con él para que me después me digas como te gustaría tenerlo.
Ya me volví a calentar, así que te voy a marcar por teléfono, cuando estés leyendo esto, sabrás que cuando te llamé estaba muy caliente por pensar en ti y escribirte.

Atte. Me muero de ganas de volverte a coger.


martes, septiembre 30, 2003

Tus piernas rodearon mi cintura...

Julieta vino a buscarme a mi oficina. Yo le dije que iba a tener que esperar un poco, a que terminara un trabajo, me dijo que no había problemas. Se puso detrás mio, y empezó a besarme y mordisquearme el cuello, tenía un vestidito de algodón muy liviano y muy escotado, yo trataba de estar serio porque realmente tenía que terminar mi trabajo, aunque me costaba horrores.

Luego me dijo que quería ver mejor que era lo que estaba haciendo, y se sentó en mis piernas, moviéndose a cada rato, acariciando con las nalgas la dureza en mi pantalón, yo le pedía que se quedara quieta y ella decía que solo se acomodaba, luego de un rato yo ya me había excitado hasta el trece y cada que se movía lujuriosa yo casi sentía dolor y muy despacito me dice: "No me puse ropa interior", yo no lo podía creer, ya no pude seguir trabajando y mis manos fueron a sus muslos y comencé a correrle el vestido, mis dedos buscaron su donita, y ahí estaba libre, cálida y húmeda.

Abandoné el teclado y mientras con una mano le acariciaba su dona, con la otra le acariciaba los pechos, que salieron fácilmente entre el gran escote. Ella se recostó sobre mi hombro, giró la cabeza y sacaba su lengua buscando la mía. Yo la besaba con fuerza, mientras la acariciaba con las dos manos y ella usaba una mano para acariciarme por encima del pantalón. De pronto se paró, se agachó bajo mi escritorio, aflojó mi cinturón y buscó mi verga que saltó encantada y empezó con una chupada fantástica, una vez que lo puso como hierro, empujó mi silla, se levantó su falda, puso sus piernas por afuera de las mías y se enterró mi verga hasta el fondo, comenzó a subir y bajar, mientras yo le bajaba las mangas del vestido y soltaba su sostén, y le chupaba los pezones que estaban duros y erguidos.

Luego de un rato con mi verga metida toda dentro de ella, comenzó a moverse en círculos, le dije que me estaba por venir, se paró, agarró mi verga y comenzó a masturbarla, cuando sintió que mi instrumento se estremecía se lo metió en la boca y se tragó toda mi leche. Luego me lo limpió con la boca, hasta dejarlo brillante, cortó papel del escritorio, me lo secó y limpió los pocos restos que le habían quedado en la cara.

Me quedé sentado en la silla, mientras ella había empezado a besarme de nuevo en el cuello, el pecho y fue bajando. Cuando llegó a mi verga ya estaba dura nuevamente y empezó a chuparla y darle un sinfín de caricias, para entonces yo ya estaba como un tren ansioso por cogerla de nuevo, la alcé y la puse sobre el escritorio, abrí sus piernas y metí mi cabeza entre ellas. Mi lengua comenzó su trabajo, ella se resbalaba hacia abajo, lo que hacía que yo tuviera que hacer fuerza con mi cara y que mi lengua fuera más adentro.

No se cuanto tiempo fue, pero de los susurros que daba pasó a los gritos diciendo que no me detuviera, metí un par de dedos dentro de ella, como tanto le gusta, y mi lengua se fue a su clítoris, de pronto empezó con una serie de orgasmos uno detrás del otro, ella gritaba y yo no podía parar, en un momento todo cesó y pensé que se había desmayado

Estaba acostada, desparramada sobre el escritorio, con la cabeza de lado, sus manos en sus pezoncitos, y quieta. La miré, estaba despeinada, mordiéndose los labios y cuando me miró su sonrisa era de lascivia, llena de lujuria, cachonda como me gusta.

Se levantó suavemente, sus piernas rodearon mi cintura y así la alcé, sujetándola por el culo mientras nuestras lenguas se enroscaban, intenté bajarla, me miró muy seria y me dijo: ”No, por favor cógeme”, y me dio otro beso fenomenal, mientras aflojaba mi corbata y empezaba a desvestirme como si fuera una profesional. Sin separarnos y desvistiéndonos hasta desnudarnos totalmente nos tiramos en el piso, empecé a besarle los muslos mientras mi verga se alzaba, abrió sus piernas y la penetré casi brutalmente, sus talones acariciaban mis pantorrillas, la sacaba hasta dejar solo mi cabeza adentro y la embestía tan fuerte que nos deslizábamos por el piso, recorrimos gran parte de la oficina hasta que nos vinimos los dos en un orgasmo tan violento como la cogida que nos habíamos pegado.


miércoles, septiembre 24, 2003

Para un intelectual cahondo

He estado muy ocupada todos estos días, ya ves que te comente que trabajaría sábado y domingo y pues he llegado casi a las 11:00 de la noche todos estos días y ni tiempo he tenido de contestarte, me gusto lo que me dices, estuvo bien y pude confirmar que eres un fresa, bueno yo diría un gansito "negrito por fuera pero fresa por dentro", y si en efecto las fresas pueden hacerme sentir pero te aseguro que nada se compara a estar contigo.

anoche de regreso a casa en el camión me acorde de ti, quería que estuvieras ahí, conmigo besándome y acariciándome por todas partes, así que cerré los ojos y durante es tiempo que tarde en llegar a la parada del camión me imagine tu manos en mis senos acariciándome y diciéndome al oído lo mucho que te gusta estar conmigo, para seguir acariciándome hasta llegar a mi cintura un poquito mas abajo, pero justo en ese instante abrí los ojos y me levante para bajar del camión.

llegue a casa y como siempre me quito todo para cambiarme, pero junto cuando me quito mi camiseta y mi sostén me veo mis tetitas en el espejo y quiero que tus veas lo deseosas que están de ti, al fin me cambio y me tiro ala cama y me imagino que vas llegando y que me acerco a ti de espaldas y mientras tu te quitas las camisa yo froto mis nalgas en tu chocolatito moviéndome encima de tu pantalón mientras tanto tu me acaricias, te vas directo a mi donita después a mis senos y poco apoco me besas mi espalda y mi cuello mi nuca que delicia siento, después me volteo y te beso con deseo y paso por tu cuello, tu pecho, te muerdo te dejo marcas y lo disfruto como no tienes idea me voy acercando a tu chocolatito ya húmedo y de espanto no cabe duda que basta con acercarte a mi para que sientas lo que no has podido sentir con ninguna otra; poco a poquito me inclino hacia atrás como la primera vez (lo recuerdas) y tu mientras me detienes por la cintura para sostenerme y voy de regreso hacia a ti pero esta vez mas intensa, mas rápido para que no dejes de sentir te beso de todas formas y veo mientras tanto tu cara como lo disfrutas con los ojos cerrados emitiendo gemidos y uno que otro grito señal de que estas al 13 y mientras tanto me dices ”Así Aurorita, mi gran amor, no pares que me gusta”, y no paro hasta no sentir en mi boca tu semen caliente, dejo que termines para después pasar mi chocolate por el contorno de mi boca abierta y terminar par acariciarlo con mis manos pegado a mi mejilla, mientras observo como descansa y va tomando su tamaño normal.

Y te dejo dormir un ratito para que después tu continúes y a si seguir hasta que amanezca, para disponernos a desayunar, pero como es un día con mucho sol decides ir a nadar un rato a donde nadie nos vea para que me puedas hacer el amor dentro de la alberca como tu decidas,
DIME COMO TE GUSTARIA.

TE AMO Y TE EXTRAÑO TANTO
JULIETA


sábado, septiembre 20, 2003

Tu llamada me dejó muy caliente

Como siempre, me has dejado muy caliente, queriendo que me cojas. Que me hagas todo lo que me prometes por teléfono, no puedo dejar de pensar en todas las obscenidades que hablamos por teléfono

Después de colgar he llegado a mi habitación y me he cerrado con llave... nadie me puede molestar... quiero estar sola con mis pensamientos y mi deseo por ti... Ya de camino, después de colgar el teléfono, me venía quitando la camisetita blanca de tirantes que llevaba, esa que a ti tanto te gusta porque marca perfectamente el contorno de mis pechos y mis pezones rosados. Antes de entrar sólo me quedaban puestas unas braguitas blancas que estaban húmedas por la entrepierna... es la manera que tiene mi cuerpo de reaccionar ante tus sugerentes y eróticas palabras telefónicas. Ya, hablando contigo, no he podido contenerme y he llevado un dedo hasta mi boca donde lo he mojado para más tarde bajar hasta mi dona e introducirlo por mi rajita ansiosa.

-"Te cojería ahora mismo"- me decías... aquello me estaba poniendo inexorablemente cachonda; mi cabecita no podía dejar de fantasear. Estaba tan excitada... te veía entrando por la puerta completamente desnudo y agarrándote, arrojándote sobre la cama, separándome las piernas y metiendo tu verga dentro de mí con fuerza mientras yo, atónita, seguía sosteniendo el teléfono en mi mano... ¡alto! ¿Qué estabas haciendo? Habías cogido el auricular del teléfono y peligrosamente lo hacías resbalar por mi pecho, mi ombligo...

-"Uhmm!"- se me escapó un ronco gemido de placer. Quizá lo hayas oído al otro lado... no, creo que no te diste cuenta, tú seguías hablando de no sé qué mientras yo me lo hacía contigo en mi mente.

-"Sexo telefónico"- pude escuchar que decías de pronto... no sabía muy bien a cuento de qué venía decir eso... tal vez tú también te la estuvieras meneando al otro lado del hilo telefónico. Mi respiración era cada vez más fuerte y no paraba de entrar y sacar los dedos de mi agujerito que ya estaba chorreando ávido de ti... Tenía que colgarte... casi no podía ni hablar, de hecho creo que apenas había intervenido en la conversación.

-"Buenas noches, cariño"- pude pronunciar al fin- " Estoy muy cansada, mañana hablamos. Un besito". Sí, mentí... ¿qué querías que hiciera? No podía más. Y nada más colgarte, se me vino a la mente tu grandiosa verga, tan perfecta y morena, como un surtidor de leche llenándome toda. Uhmm... me latía el corazón con fuerza y la vagina no paraba de contraerse a pesar de que ya me la había cojido con mis dedos. La camiseta estaba empapada de sudor. Por el surquillo correteaba una gotita que se perdió entre mis tetas. Mis pezones, anchos y carnosos, comenzaron a retraerse y a endurecerse excitados... mis manos se dirigieron a ellos y comenzaron a pellizcarlos. Cerré los ojos y pude verte lamiéndolos, recorriéndolos con tu lengua y mordisqueándolos.

-"Sí, sigue... baja, baja y comete mi donita que ya está preparada para ti."- dije mientras levantaba mi pelvis tumbada en la cama. De pronto, un ruido... me hermana se acercaba por el pasillo, se pegó a la puerta (sin abrirla, menos mal): -" Cuelga pronto, que llevas un buen rato". Se cortó mi respiración, por un momento pensé que iba a entrar. ¡Menuda sorpresa se hubiera encontrado!... nada más y nada menos que a su hermana casi desnuda en su cama y tocando su clítoris compulsivamente...

No podía continuar allí por más tiempo. Quizá no corriera la misma suerte la próxima vez. Me levanté de la cama. Olía fuertemente a sexo en toda la habitación y me acerqué a la ventana para abrirla y así airearla.

¡Qué calor tenía! Con mi camiseta y mis bragas blancas corrí a la cocina para beber un vaso de agua. Unos cubitos de hielo... eso es lo que necesito.... pero aquello no me bajaba el calentón ni mucho menos. Alargué la mano y tomé un cubito entre mis dedos índice y pulgar... se irguieron mis pezones amenazando a batalla. ¡Qué fríos! Quizá pasándolos por mi boca... el cubito se bañaba por mi lengua, acariciaba mis labios. Empezó a derretirse y a gotear encima de mi camiseta y de mis bragas... pero seguía teniendo tanto calor... Bajé el cubito hasta mi ombligo, se me estaba ocurriendo una idea. Me senté en el suelo. Cada pierna a un lado del congelador. Con la mano izquierda corrí hacia un lado la zona más baja de mis braguitas como si de una cortina o velo se tratará. Cogí otro cubito con mi mano derecha... a éste le había asignado otra misión más caliente... comencé a restregarlo contra mi pubis y mientras sentía como sus gotas se escurría entre mis labios llegando hasta la abertura de mi dona; incluso las más juguetonas lograban perforarme extasiándome de placer.

Más... más, y bajando el cubito entre mis labios llegué al clítoris, jugueteé un ratito con él pero ya había pensado dónde iba a acabar ese calentito cubo de hielo. Lo deposité en la entrada a mi vagina y ayudándome del dedo índice lo introduje atravesando las paredes de mi dona hasta el fondo... uhmm... ¡qué placer! Rápidamente volví a correr mis braguitas tapando mi agradecido dona. Me levanté del suelo y abrí el refri. Vi unas hermosas fresas, me llevé una a mis labios y le di suaves golpecitos con mi lengua... eso es lo que haría ahora con tu verga si la tuviera cerca, así es como comenzaría a comértela... Cojo una bandeja con un puñado de fresas y las rocío con nata, ya sabes que soy muy golosa.

Me dirijo a mi habitación... las gotas del cubito que introduje en mi rajita gotean y van recorriendo mis piernas. Tengo las braguitas empapadas igual que mi camiseta. Antes de pasar a mi habitación ya me he quitado la camisetita que ha quedado arrojada en el pasillo. Entro en mi habitación y cierro la puerta. Apoyo toda mi espalda en la puerta... todo mi cuerpo está en tensión. Mi respiración nerviosa hace ensalzarse a mis desnudos pechos. Tengo las piernas abiertas y mi culito pegado a la puerta. La bandeja de fresas cae y quedan esparcidas por el suelo entre mis pies. Hago bajar mis bragas hasta los tobillos donde se me quedan enganchadas. Echo la espalda hacia delante y estiro mis brazos en un intento por liberarme de ellas. Mi sexo se restriega contra la puerta... cierro los ojos: es como si estuvieras cogiéndome por las caderas y penetrándome como tanto nos gusta a ambos, ¿te suena?. Parece que hiciera siglos que no hiciéramos el amor... ¿te acuerdas?, nosotros también "jugueteábamos", ¿verdad, cariño?.

Estoy a trece. Consigo sacarme las braguitas y las tiro sobre mi cama... no, esta vez no me masturbaré en ella. Veo las fresas con nata... poco a poco voy dejando bajar mi espalda a lo largo de la puerta hasta que llego al suelo donde quedo sentada. Llevo una fresa a mis labios y me los embadurno con la nata... cómo me gusta imaginarme que es tu semen el que me estoy tragando... Acabo con toda la nata que estaba en la puntita y la dirijo a mis labios, pero esta vez a los de abajo. Comienzo a pasarla por mi vulva que especialmente rasuro para ti... qué bonita... así puedo sentir mejor la rugosidad de la piel de la fresa... la rugosidad de la piel de tus testículos cuando rebotan contra mi sexo al cojer...Y la subo, y la bajo... Lo que daría por que tú estuvieras aquí, viéndome y, por supuesto, participando. Quiero que me la metas. Bajo hasta mi abertura y me penetro con la fresa... tengo tu verga entre mis manos, siii... la introduzco en mi abertura y noto cómo se entremezclan tus jugos con los míos... córrete, córrete dentro de mí, deja que mi dona te la apriete y te exprima hasta la última gota que te quede. Instintivamente muevo mis caderas y creo sentir el calor de tu miembro dentro de mí. Una ola me invade...

-"Para, para y mira mis nalgas bien abiertas, preparadas para recibir tus dedos... métemelos, te pido".

Con tus manos separas las puertas de mi sexo que inflamados se han vuelto más carnosos. Me hueles, lames y tu saliva se mezcla con mi néctar, me penetras con tu lengua y tus dedos la secundan... gimo...

-" Si sigues así me correré... para, para que yo también quiero mamártela... seré tu esclava, tu puta..."-Sabes que en estos momentos mi excitación es aún mayor que mis palabras.

Con mi mano busco tu erección y veo que ese palo maravilloso que ahora se encuentra enrojecido está a punto de reventar.

Quiero que lo único que sientas sea mi lengua húmeda y mi boca caliente rodeándotela. Quiero meterla en mi boca y mamártela lentamente... ordeñarte con mis labios y luego, más y más rápido, aumentando la velocidad.

Sé que estas a punto de estallar en mi boca y de pronto me detengo. Gruñes con dulzura...

-"Tranquilo, chocolatote, he dejado lo mejor para el postre... ¿sabes lo que te he reservado? : mi culito... sí, todo mi ano para ti"

Te miro y veo el triunfo en tus ojos. Sé que lo esperabas desde hacía tiempo, ¿eh?. Sonrío... no sabes muy bien lo que te espera; creo que yo tampoco. Me apoyo en mis rodillas y manos, a cuatro patas. Nuestra posición favorita aunque esta vez sea una variante. Me abres las nalgas, y te detienes. Sé que estas inspeccionando el territorio que pronto vas a conquistar... territorio virgen, nunca nadie más había entrado en mí por atrás. Al final decides ponerte a ello. Con la punta de tu verga vas llevando mi flujo vaginal hacia el ano, te detienes ahí. Lo humedeces con tu verga y vas alternando movimientos. Me la clavas en mi dona de repente y sin ningún miramiento ya que sabes que estoy lo suficientemente húmeda para que no me produzca dolor ninguno. Y cuando ves que mis gemidos de placer se ahoga vuelves al culo... lo acaricias con tu chocolatote pero no me penetras... empujas y vuelves a mi panocha.

Vuelvo mi cabeza hacia ti y te suplico:

-" Métemela..."

-"Calla... lo bueno se hace esperar. Yo sé lo que tengo que hacer. Tendrás que confiar en mí o seré malo... muy malo"- me respondiste conocedor de que eras tú el que llevaba las riendas en esta ocasión.

Y metes dos dedos por mi culo y mientras frotas tu verga contra mi clítoris.

-"Ahhh... "- grito.

El orgasmo me está llegando y de pronto:

-"Te gusta, ¿eh?"- me preguntas con voz entrecortada.

A mí no me salía la voz... Me acababas de meter tu verga por el culo...

Me invade un orgasmo intenso y duradero que tú notas retumbar en tu palo.

-"Sigue, sigue... no pares, cariño"- logré decir al fin.

Siento tus embestidas y siii... ahora noto tu líquido depositándose dentro de mí... calentito pero rebelde alcanzando sitios insospechados.

La sacas de mí... te hubiera dejado ahí durante horas... ya me conoces, soy insaciable... golosa... cachonda...

¿Qué ocurre?, ¿qué hora es?. Estoy tumbada en el suelo de mi habitación empapada en el jugo de las fresas... noto su jugo escurriendo de mi vagina... ¿dónde te has metido?. Podría jurar que has estado dentro de mí, podría jurar que has cojido todos y cada uno de mis agujeros. Miro el reloj, ha pasado más de una hora desde que tuve sexo contigo por teléfono...


viernes, septiembre 05, 2003

Me masturbo pensando en ti

Todas estas madrugadas me despierto pensando en ti y adivina que hago...

Cógeme

Quiero que me hagas el amor en la regadera


martes, septiembre 02, 2003

¿Porque no llamaste hoy?

Hola mi amor, porque no llamaste hoy? estuve esperando tu llamada.

Dime cuando te voy a ver, yo te espero cada día con mas ansiedad y ya quiero que estés dentro de mi, en mi vagina y en mi ano, para que me hagas todo lo que hemos escrito y pueda disfrutar de todas estas cosas que nos hemos imaginado.

Me gusta como me cojes

y quiero sentirte aquí otra vez y recuerda que con nadie vas a sentir lo que conmigo, simplemente por que nadie te ama como yo auque te acuestes con 500 y sean las mas bonitas, las mas inteligentes, las mas ricas, ten la seguridad que ninguna te va hacer sentir lo que sientes junto a mi y cada instante voy a estar en tu mente aun cuando estés con ellas no vas a dejar de pensar en mi jamás.

Tu donita


domingo, agosto 31, 2003

¿No te gustaría viajar conmigo? Parte 3

Una vez acabado cansadísimos de tanto placer, nos dirigimos a un lugar donde vendieran comida, para poder recuperar la energía perdida, al fin llegamos, pedimos unos platillos y mientras comíamos yo saque mi pie de mi zapato y por debajo de la mesa empecé a acariciar esa verga tan deliciosa que me vuelve loca, y sentí como poco a poquito se levantaba, mientras tanto, al comer él saboreaba el platillo y al mismo tiempo me hacia mímica con los labios insinuándome que quería estar no ahí sino en la cocina de ese negocio, arriba de la mesa y meterme por mi ano con ese poderoso revolver de alto calibre que siempre porta, mientras que yo gritara tan fuerte sin importarme nada solo el disfrutar de tu verga tan deliciosa queme hace sentir tan plena. Como hay poca gente, le pedimos a la señora que nos consiga unos refrescos que sabíamos que no tenía, se ofrece a ir a buscarlos a la tienda y entramos rápidamente los dos a la cocina.

En un abrir y cerrar de ojos nos estábamos besando, el comenzó a tocarme, y entonces me dejé hacer, me di cuenta de que estaba en un grado de excitación increíble... más del 13 y entonces llegué a ese punto en que no hay vuelta atrás, en que una se vuelve salvaje, lo desvestí bruscamente y lo miré con ojos seductores....

El comenzó a acariciar mi vulva suavemente, guié su mano hasta mi clítoris y me dejé llevar por el placer, entonces de repente el me tomó con fuerza y me puso sobre la mesa con las piernas bien abiertas y se puso sobre mi y me metió la verga con fuerza, fue delicioso sentirlo dentro de mi, mientras su pene entraba en mi vagina, recordé que en cualquier momento la señora podía regresar, y el peligro hacía la situación más excitante...

El entraba y salía de mi y yo me sentía como una reina... el sentir que nos podían sorprender hizo que nos viniéramos muy rápido y con mucha intensidad, llegamos al orgasmo al mismo tiempo fue increíble, tratábamos de no hacer ruido pero al final fue casi imposible, nos gritábamos
- "ME GUSTA COMO ME COJES"
- "ME MORIA DE GANAS DE ATRAVESARTE DE NUEVO"
- "METEME TU VERGA CON FUERZA"
- "MUEVETE JULIETA, QUE ME VUELVES LOCO"
... y muchas cosas sucias mas.

Cuando terminamos nos vestimos rápidamente, nos reímos, y enseguida llegó la señora con los refrescos, seguimos conversando como si nada. De regreso en el auto seguimos nuestro camino y nos detenemos en un mirador donde al aire libre nos volvemos a besar y nuestras respiraciones se agitaban, sus manos recorrían mis tetas, mi cintura y mi culo, de pronto comienzo a desnudarme y él también, estábamos calientes deseosos.

Me toma en brazos y él me tira en el pasto. Comienza a besar mis tetas y yo ansiosa le saco su trozo de carne y le digo -Quiero chuparte la verga,- Me respondió - Yo me quiero comer tu dona también- Nos montamos en un 69 histórico, al aire libre, sin nadie cerca y sólo oyéndose nuestros gemidos.

Comencé lamiéndole la cabecita con mi lengüita, y a chuparla como un helado, la saboree toda... era exquisita, estuve así un rato, hasta que lentamente la metí en mi boca hasta al fondo... sentía su hermosa y enorme verga... subía y bajaba con mi boca, y con la lengua jugaba mucho con su cabecita dentro de mi boca.

El había comenzado metiéndome un dedo... luego empezó a lamer despacio... luego cada vez más rápido... yo gritaba como una puta usando su verga como micrófono mientras sentía su lengua adentro de mi vagina... él me hacía gemir cada vez más fuerte...

Al cabo de unos minutos de que yo bombeaba su pene expertamente y el me chupaba con fuerza con su hermosa lengua me hizo acabar como nunca... yo me arqueo de placer y me vengo y el acelera sus movimientos y un flujo de mis jugos se descarga en su boca.

Al momento el acababa en mi boca salpicando mi rostro y tetas. que bueno estaba eso. Sentí toda esa leche calentita en mi boca, la leche me sabía sabrosa, exquisita... era no muy espesa, blanca, deliciosa.

A los 3 minutos de eso el estaba duro de nuevo y seguía caliente. Cuando de pronto me coje de las piernas me las abre y pone la punta de su verga en mi dona, Comienza a jugar hacia arriba y abajo y yo comienza a gemir de placer cuando de pronto de un empujón me la introduce toda. Yo di un grito que se debe haber escuchado hasta en el puesto donde comimos y me aferro a el quedándome quieta

Al cabo de unos segundos empecé a moverme lentamente el se movía también sobre mi y gemía de placer y yo le decía –“soy tu puta quiero todos los días esto”- y el mas caliente me da la vuelta y comienza a cogerme de a perrito y yo gemía y mis tetas se movían al ritmo de su penetración y al rozar el pasto sentía más placer.

Me penetraba con todas sus fuerzas, me dio con todo lo que tenía, con todas las fuerzas que su cuerpo podía brindarle y con lo mojada que yo estaba después de lo sucedido anteriormente me cogió genial. Me la metía bien al fondo, la sacaba casi toda y volvía a empujar hacia adentro de mi dona con todas las fuerzas que tenía, me hizo gozar como nunca, acabé como jamás lo había hecho en la vida...

En eso se descarga nuevamente un chorro de su leche en mi dona y yo vuelvo a gritar mas fuerte y me vengo dejándolo empapado. Él y yo acabamos casi al mismo tiempo... sentía como chorreaba de mi vulva su lechita calentita, y nos quedamos así hasta que su verga volvió a estar lista otra vez...

¿No te gustaría viajar conmigo? Parte 2

Él empieza a besar mi donita caliente y sube poco a poco por mi vientre hasta llegar a besar mis senos, luego a morder levemente mis pezones para después engullirlos hasta que la boca entera chupaba como si fuera la de un lactante.

Yo no dejaba de jadear y gemir, y cuando la boca mamaba entusiasmada, sentí un estremecimiento fantástico que mi mente ausente pudo interpretar como un enorme orgasmo, orgasmo que se acompañó de la expulsión de líquidos abundantes desde mi mojada vagina.

Y su boca se aplicó en la mamada que daba a mis senos prodigiosos y ya extraordinariamente sensibles, mientras las manos que andaban por mis nalgas las apretaban con más fuerza e iban también a hurgar entre mis vellos púbicos. Yo tuve que echar hacia atrás mi cabeza, sacudida por un nuevo orgasmo de potencia inusitada, y tanto que casi hace que mis piernas se negaran a continuar sosteniéndome.

Al hacer que mi cabeza diera libre salida a mis gemidos orgásmicos, propicié que la erección me hiciera sentir su propia humedad. Por eso mis manos anhelaron sentir esa verga dura, ese chocolate delicioso que me hace soñar todas las noches. Mis manos se dirigieron a su potente erección y ambas la tomaron con cierta fuerza, para después empezar a moverse con dulzura, con mucha ternura, sobre la larga extensión de su grueso palo, Él suspiraba más y mejor, pero no podía, aún, igualar mis gemidos ni mis jadeos, ni mis suspiros, ni mis lágrimas de placer, ni mis sollozos atronadores.

Y ya los dedos que antes se enredaban con mis pelos, incursionaban entre mis delicados labios verticales. Un fuerte orgasmo me sacudió cuando, sin saber porqué, vi cómo sacaba los dedos de mi vulva y luego los chupaba con pasión, con enorme deleite. Y mis manos iban de delante atrás, haciendo que el suave prepucio se deslizara dejándome ver la brillante y enorme cabeza. Su boca continuaba besando mis senos, y yo me retorcía de placer sintiéndolas en todo su esplendor y por toda la superficie de mis senos, en este momento más que sensibles.

Entonces, Él me levantó en vilo, para depositarme en el asiento trasero sin importarle tirar lo que había ahí. Quedé boca arriba y con las piernas muy abiertas. Vi y sentí con enorme placer, como Él se extasiaba contemplando mi belleza más íntima. Luego percibí sus manos acariciando con gran ternura la piel de mis muslos, la del vientre, la de las piernas, para luego jalar levemente mis vellos, y con sus dedos recorrer tanto la piel como la abertura que rezumaba más y más jugos.

Su dedo índice y medio se introdujeron despacio, despacio dentro y fuera, sin parar. Tuve otro poderoso orgasmo, orgasmo que se prolongó al infinito cuando su boca fue a anidarse dentro de mi sexo. Pero se anidó no para permanecer pasiva, sino para poner la lengua a lamer, a sus labios a chupar los finos labios, y a sus dientes a morder con infinita ternura todo lo mordible que se encuentra en mi vulva, en mi vulva mamada por una boca sabia, tierna, cariñosa.

Volé por todas las galaxias y por todos los confines del universo con la soberbia, tremenda y amorosa mamada que Él me daba.

Fui y vine de un orgasmo a otro, de un lado del universo al opuesto, todo en medio de grandes gritos de placer, de ese desmedido placer que la lengua, los dedos, los labios y los dientes me estaban dando. Yo sentía que me derretía, que casi moría a cada nuevo lengüetazo, a cada nueva chupada, a cada nueva andanada de mamadas que la incansable lengua y boca me daban. Su pene apenas si perdió momentáneamente algo de su rigidez, porque mis manos continuaron acariciándola con ternura, con mucho amor. En segundos, su verga estaba tan dura como antes de su eyaculación, eyaculación que en ese momento sentí bañaba toda la piel del frente de mi cuerpo, desde mi rostro, hasta mis muslos, pasando por mis senos, mis pelos y mí dona.

Durante todo ese tiempo y el sinnúmero de orgasmos tenidos, permanecimos sin decir palabras, solo nuestros gemidos y ayes de placer atronaban en el auto. Sin que mi último orgasmo se acallara, sentí que su pene abandonaba mis manos y era tomada por las manos de Él. Intrigada abrí los ojos para ver lo que pasaba. Entonces vi, con enorme gusto y placer, que su verga se dirigía a mi vulva y, de inmediato, sentí la cabeza brillante y aún con una gota de semen asomando, apoyada en la entrada de mi vagina. Me estremecí del enorme placer que sentía porque supe en ese preciado momento, que ese pene se iba a enterrar muy dentro de mi cuevita. De nuevo, como me gusta, rápido, intenso.

Suspiré, gimiendo, para abrir la boca, sacar mi lengua y llamar con ella a la otra boca que estaba entreabierta y con la lengua lamiendo sus labios a falta de mis propios labios verticales. Adelante enérgicamente mi cadera para recibir aquel delicioso pene.

Y vino la boca para besarme con ternura, para hacer entrar su lengua que lamió con cariño, suavemente, mi lengua, al tiempo que las nalgas de Él empujaban lo que estaba adelante, el enorme pene que empezó a adentrarse profundamente en la gruta del placer que con tantas ganas se le ofrecía y que con tanto placer la esperaba para aprisionarla con los pliegues de mi vagina y darle así todo el amor de que era merecedor.

Su pene se fue metiendo, yo sentía como avanzaba poco a poco, dilatando, llenando total, deliciosamente mi vagina, Fui sintiendo esos avances con pasión creciente y con el orgasmo infinito incrementado. Era una verga enorme, pero la pude alojar, completa, dentro de mi vagina, muy adentro de mi caverna. Cuando sus testículos chocaron con mis nalgas y mis labios verticales, el empuje se suspendió y el pene permaneció estático, sin moverse, como queriendo disfrutar al máximo el placer de haber entrado en mi vulva que rezumaba jugos en abundancia.

Y yo la sentía gruesa, plena, dura, tierna. Sensaciones que hacían que mi orgasmo se hiciera más patente, de mayor potencia, inacabable, inconmensurable. Luego, poco a poco, como no queriendo apresurarse, inició el movimiento de sus nalgas que se acompañaba con un entrar y salir de su pene en mi vagina. Y fue el paraíso. La Gloria de la gloria de la cogida plena de amor y pasión. No sé cuanto duró ese ir y venir de tan prodigioso miembro. Sus manos sostenían mis nalgas, mientras un dedo se introducía suavemente por mi ano, haciéndome retorcer de placer, no sabía que en el culo pudiera gozar tanto también.

Sentí varias veces que mi vulva se llenaba de semen que en potentes eyaculaciones vertía el pene dentro de mi vagina , mientras yo alcanzaba otro tremendo orgasmo. Estaba enervada, totalmente fusionada a su pene y al placer. Ocasionalmente escuchaba los gritos de Él como tratando de acallar los míos. Cuando la cara de Él se derrumbó sobre mi tórax y su boca encontró uno de mis senos, mi orgasmo ininterrumpido dio un último salto al paraíso ganado.

Mi vagina se contraía llena de placer, casi con desesperación placentera. Y sentía el pene que se iba encogiendo al mismo tiempo que la abundante leche derramada dentro de mí, salía de la cueva formando toda una cascada, catarata que tenía también la virtud de provocarme más placer, otro gran orgasmo. Y su boca besaba mis senos, cosa que hacía que mi orgasmo continuara presente, permanente. Por fin, mis nalgas se pararon sin estar cansadas de moverse, y todo movimiento cesó...

Luego de unos minutos, sus manos delicadamente siguieron sus caricias en mis senos. Su boca recorría mi espalda, despacio, dulcemente. Me viré hacia el, besé su pecho y descendí por su vientre, su hermoso pene quedó a mi alcance. Lo tome con ternura y me lo introduje en la boca. Suavemente empezó a bombear. Era una verdadera delicia sentirlo entrar y salir de mi boca. Como antes de mi vagina. Me tomó de los hombros, y delicadamente me colocó de espaldas. Sentí su pene entre mis nalgas y automáticamente me doblé con la cara en el vidrio de la puerta del auto. Me recorrió despacio, haciéndome sentir la fuerza de su miembro. Estaba tan mojada que al poco momento sentí la punta ingresar suavemente, casi sin esfuerzo, por mi agujerito, por mi culito virgen que tanto ha esperado su verga dura.

Presioné hacia atrás y o delicia, todo su pene se me introdujo. Me sentí deliciosamente llena. El se quedó quieto pero yo no. Me moví rápidamente, de delante a atrás, sin parar, sintiéndolo todo dentro de mí. Al mismo tiempo, sus dos dedos se metían, duro, con fuerza en mi vulva y su boca mordió mi cuello. Se vino con intensidad increíble... Así mismo, yo alcance un gigantesco, el más grande orgasmo de mi vida...


viernes, agosto 29, 2003

Re: ¿No te gustaría viajar conmigo?

Claro que si Julieta me gustaría viajar así contigo. Por eso me gustas por cachonda, aunque a veces lo niegues sé que siempre estás deseando que te coja.


jueves, agosto 28, 2003

¿No te gustaría viajar conmigo?

Imagínate que nos dirigimos a un lugar solo y con clima frio como me gusta, por supuesto tu eres el conductor por que vamos en tu carro, estamos alejados de la ciudad vamos en plena autopista, de pronto empiezo a acariciar mi chocolatito con mis manos por encima de tu pantalon, después poco a poco con mis dientes te bajo el cierre y con mi boca voy buscando algo que me gusta mucho y una vez que lo encuentre lo voy a disfrutar como nunca y de todas las forma que te puedas imaginar, y mientras tu gritas cada instante mas fuerte por que lo estas disfrutando tanto a mas que yo y eso hace que me excite y hace posible que llegue hasta el 13, de pronto tu te estacionas en un lugar seguro donde no nos ve nadie y comienzas a acariciarme por todas partes, después me besas hasta cansarte y mientras tanto yo me monto de frente a ti y bajas poco apoquito hasta llegar a mis tetitas y me las muerdes, después las besas y aprietas con tus manos al mismo tiempo yo empiezo a moverme para que disfrutes mas y mas y poco a poquito me penetras y para que sienta rico hasta que me venga como quinientas veces, después tu terminas dejando tu semen dentro de mi, te dejo descansar un ratito para que después continuemos y tu comiences por besar mi donita caliente....


martes, agosto 26, 2003

Me gusta viajar

Lo siguiente me ocurrio una de las veces que debo ir a ver a mi mama en provincia, me voy en autobus y el viaje dura como dos horas. Hay veces en que me quedo dormida y pues como no me gusta que me vean, decidi ir a los asientos que estan casi atras, para ser exacta uno antes, como estaba sin mis hermanos en casa un dia antes, consegui una pelicula porno para ver yo sola, cuando iba sola en el autobus, recordaba esas imagenes y me excitaba.

Yo iba vestida de la siguiente manera, blusa de tirantes con un saco oscuro encima, un pantalon de mezclilla suave con cierre, y unas chanclas. En el camion solo iban cinco personas y yo, estas se encontraban en la parte delantera del autobus, asi que sola y sin que nadie me viera, baje el cierre de mi pantalon, baje el pantalon y la tanguita que llevaba, pense y me propuse disfrutar ese viaje.

Queria masturbarme imaginando cosas por todo el camino, como nadie me veia me quite el pantalon, luego mi tanga, y volvi a poner el pantalon, estaba sin nada abajo solo el pantalon, y al masturbarme me imaginaba que El estaba ahi conmigo, que me besaba, me tocaba y que acariciaba mi donita que ya estaba humeda, empece introduciendo un dedo, tocaba mis labios, masajeaba el botoncito, yo misma me exploraba para ver en que parte me daba mas placer. Movia mi dedo, primero lentamente, luego mas rapido hasta que sin darme cuanta lo estaba agitando tanto que tuve un orgasmo algo simple pero me hizo hasta brincar del asiento, luego de eso, entramos a la primera ciudad, abroche mi pantalon, y con mi tanga me limpie lo que pude. Meti mi tanga en una pequeña mochila que llevaba solo con un cepillo y un gel, lo de mas de mi equipaje viajaba abajo.

En esa parada se subieron mas personas aunque no pude distinguirlas, pense que mi aventura ahi acababa, yo tenia sueño y por desgracia me quede dormida, luego entre dormida y despierta vi que se bajaban al final de la cd, pues el autobus atraveso la ciudad, creo que ellos solo querian llegar al otro lado, y me volvi a quedar dormida.

Me desperte porque senti que habia laguien sentado en el asiento de al lado, lo que no me permitia mucha libertad, y me puse muy nerviosa al darme cuenta que era El y me dijo que no me habia hablado para no despertarme, conforme fuimos platicando me tranquilice poco a poco y me senti en confianza, y el me dijo- oye Julieta no hueles algo raro aqui, como a sexo- y yo le dije- como crees, estas loco, se ve que solo piensas en eso, ya hasta lo hueles- el se rio y guardo silencio.

Su mano se plasmo en su pierna derecha (yo estaba a su derecha) y yo presenti que ahi pasaria algo, tenia mi mochilita en mis piernas y con mucho cuidado la abri y la tire con toda intencion, el muy amable la recogio y me la dio, pero se habian ido algunas cosas, me dio mi cepillo y yo le dije que me faltaban algunas cosas y el se agacho y las busco, se tardo algo y cuando se levanto me pregunto- es esto lo que te falta??- y se llevo ese objeto a la nariz, era mi tanga, desde ese momento el supo que yo estaria colaborando con el y el conmigo, la tomo en su mano, y yo me quite el saco que llevaba el me paso la tanga por mis senos, por mi cuello, mi abdomen y mis piernas, y me dijo- lo ves yo nunca me equivoco- y me pregunto- entonces, no traes nada Julieta?- y yo le dije- no, nada, estaba pensando en ti-.

Basto eso para se me abalanzara sobre mi y me besara muy bruscamente, luego eso fue bajando y se convirtio en un beso muy suave, mientras me besaba, no perdia el tiempo pues me acariciaba los senos, me tocaba muy rico, yo me empezaba a mojar de nuevo, con una de mis manos bajaba mi cierre del pantalon, el se dio cuenta y metio su mano en mi dona y empezo a masajear como yo la habia hecho anteriormente, asi estuvo un buen rato y yo me olvide por completo del mundo disfrutando su mano que por momentos suave y a veces un poco fuerte me hacia gozar intensamente.

Despues reaccione y empece a sacar su pene por encima de su pantalon que el llevaba, era grande y cada vez se erguia mas, lo toque de arriba abajo, con un dedo toque la cabeza, luego con dos, luego con toda la mano, hasta que decidi meterlo en mi boca, me agache hacia el, y jugue con la lengua, el se despegaba del asiento ritmicamente como si estuviera penetrandome pero por la boca, hasta que el se vino en mi boca, trague poca leche, pues me agarro desprevenida, yo le dije que ahora me tocaba a mi y que queria que me sorprendiera, bajo mi pantalon por completa casi hasta los tobillos, entro por debajo des mis piernas, el pantalon que quedaba en mis tobillo hacia que el se pegara mas a mi concha.

Metio su cabeza dentro de mi vagina y con la lengua tocaba mi clitoris, asi estuvimos, yo gemia de placer, el lo hacia mas rapido cada vez, yo estaba por venirme cuando el con ayuda de sus dedos, me metio algo, me penetro con un objeto extraño, no sabia que era pero al sentir esa cosa dentro de mi, me vine por completo, despues de eso el me vio a la cara y me dijo - quieres que lo saque?? - y yo con la cabeza le dije que no, le sonrei y con mis manos guie las suyas hasta ese objeto, el entendio inmediatamente, y empezo nuevamente a meterlo y sacarlo rapidamente, luego el subio al asiento, y me besaba pero no dejaba de metermelo duro, el y yo nos moviamos al mismo tiempo, pero silenciosos para que nadie notara mucho. Yo tocaba su verga y tuve un segundo orgasmo con el, y el tercero del dia.

Yo cerre los ojos y senti como el objeto salia de mi y el lo escondio en su pantalon y no me dejo ver lo que era, nos acomodamos la ropa y nos besamos tiernamente y asi abrazados nos quedamos dormidos hasta que llegamos a nuestro destino.